Conoce Nuestra Biodiversidad

Los Conuláridos

Publicado el Martes, 27 de Octubre de 2015

Los Conuláridos

Fig. 1. A. Muestra fósil de un conularido (Paraconularia africana) de la colección científica de la sección de invertebrados. B. Esquema morfológico de un conularido (dibujo de María Sendino en el trabajo Morfología de los Conulariida del Libro de resúmenes – XXII Jornadas de paleontología del año 2006).

 

Por: Rubén Andrade-Flores

MNHN-Unidad de Paleontología-Sección de Invertebrados

Los conuláridos a pesar de no ser muy conocidos, son empleados como referencia para establecer correlaciones estratigráficas y como soporte para las reconstrucciones paleogeográficas- al igual que otros fósiles invertebrados como los graptolites o trilobites del Paleozoico (Sendino, 2006).  

Estos organismos fósiles marinos tenían una forma de vida principalmente bentónica, sésil, adheridos al sustrato y a otros organismos. Eran comunes en facies de aguas poco profundas de ambiente sisliciclasticas, donde se encontraban formando colonias, por lo que frecuentemente se las encuentra agrupadas.

Su cuerpo tiene forma de una pirámide alargada, con una sección cuadrangular (exoesqueleto). Siendo el extremo oral más ancho y el aboral más estrecho. Las cuatro caras que lo componen generalmente son planas y se hallan ornamentadas con costillas transversales regularmente separadas por interespacios o espacios intercostales, los cuales pueden ser lisos o con delicadas estrías longitudinales (Babcock y Feldmann, 1986a). La mayoría de los conuláridos miden entre dos y diez centímetros de longitud, algunas especies tienen valores extremos, con longitudes de tan solo unos milímetros o bien de más de cuarenta centímetros.

Los conuláridos, en la actualidad, presentan dificultades debido a que no se ha alcanzado un acuerdo unánime en lo que respecta a su filogenia, y tampoco existe consenso respecto a su afinidad con otros grupos. Esta disparidad de criterios filogenéticos queda plasmada en dos interpretaciones diferentes de la posición filogenética de los conuláridos, la primera los considera Phylum Cnidaria (Van Itenet al., 1996; Van Itenet al., 2000; Hughes et al., 2000), mientras que los defensores de la segunda interpretación los sitúan como un PhylumConulariida (Mortin, 1985; Badcock y Feldmann, 1986a, b, c; Badcock, 1991b, 1996).

Nombre común: El nombre común con el que se le conoce en la literatura paleontológica a los conuláridos es de “conularias”.

Etimología: Conularidos es un término que deriva del latín “conus = cono” que hace referencia a la forma de estos fósiles, no muy conocidos en nuestro medio.

Distribución: Organismos marinos que habitaron los mares  paleozoicos hasta llegar al Jurásico inferior (Mesozoico). Tuvieron una distribución cosmopolita en todos los paleocontinentes.

En Bolivia son conocidos en rocas del Silúrico y Devónico, en rocas silúricas en la Formación Río Carrasco, Caranavi sobre el camino carretero Caranavi – Puerto Linares, provincia Nor Yungas del departamento de La Paz (Martínez et al., 1971). Y conuláridos del Devónico son conocidos en las Formaciones Belén y Sicasica del sector occidental, Icla y Huamampampa de la parte central de la cuenca cordillerana (Suarez-Soruco, 1988).

Los estratos devónicos en Bolivia conservan una extraordinaria, abundante cantidad de fósiles conuláridos. En la revisión más reciente de los conuláridos en estratos de las formaciones Belén, Icla y SicaSica, Babcocket al. (1987) se describieron seis especies:

Conulariaalbertensis Reed, 1925

Conularia quichua Ulrich, 1890

Paraconularia africana (Sharpe, 1856)

Paraconulariaulrichana (Clarke, 1913)

Reticulaconulariabaini (Ulrich 1892)

Malvinoconulariacahuanotensis(Branisa y Vanek 1973)

Glosario:

Ambiente siliciclásticas: Es una parte de la superficie terrestre donde se acumulan sedimentos con un predominio de silicatos donde incluye las gravas, arena, limo y arcillas.

Correlaciones estratigráficas: Es establecer y situar de forma absoluta el terreno dentro de la escala del tiempo geológico entre dos o más secuencias sedimentarias, formadas en cuencas diferentes.

Exoesqueleto: Tejido orgánico duro y rígido que recubre exteriormente el cuerpo de los artrópodos y otros invertebrados.

Facies: Son sucesiones sedimentarias con carácter homogéneo, que se interpretan como acumulaciones en un determinado ambiente sedimentario,son esencialmente: arenas, lutitas y mezclas de unos y otros.

Paleocontinente: Son desplazamientos de continentes que se encontraban chocándose y acoplándose para formar macrocontinentes, este devenir demoraba miles y millones de años. El continente sudamericano, por ejemplo, formaba parte del gran continente de Gondwana, junto a la Antártida, África, India y Australia.

Reconstrucciones paleogeográficas: Estudio del modelado del paisaje para determinar su evolución dinámica, reconstruir los procesos morfogenéticos y sus interrelación con los cambios climáticos y enmarcan los yacimientos paleontológicos.

Referencias bibliográficas

Babcock, L. E. 1991b.  The enigma of conulariids affinities. In: The Early Evolution of Metazoa and the Significance of Problematic Taxa (Ed. A.M Simonetta, & S. Conway Morris). Cambridge University Press. Cambridge, New York. 133-143.

Babcock, L. E. 1996. Phylum Conulariida In: Fossil of Ohio (Eds. R.M. Feldmann& M. Hackathorn). Ohi Division of Geological Survey, Bulletin. 70, 66-69.

Babcock, L. E. &Feldmann, R. M. 1986a.Devonian and Mississippian conulariis of North America. Part A. General description and Conularia. Annals of Carnegie Museum, 55, 349-410 

Babcock, L. E. &Feldmann, R. M. 1986b.Devonian and Mississippian conulariis of North America. Part B. Paraconularia, Reticulaconularia, new genus, and organisms  rejected from Conulariida. Annals of Carnagie Museum, 55, 411-479.

Babcock, L. E. &Feldmann, R. M. 1986c.The Phylum Conulariida. In: Problematic Fossill Taxa (eds. A Hoffman & M.H. Nitecki). Oxford University Press, New York Oxford, 135-147.

Babcock, L. E., R. M. Feldmann, M.T. Wilson & M. Suarez-Soruco, 1987.Connulariids (PhylumConulariida) fromtheDevonian of Bolivia.- IV Congreso Latinoamericano de Palrontología (Santa Cruz, Bolivia), I: 201-215.

Branisa, L. & J. Vanek, 1973. Metaconulariacahuanotensissp.n. frombolivianLowerDevonian.- Vestnikústtrednihoústavugeologickeho, 48: 95-96, Praha.

Hughes, N. C., Gunderson, G.O &Weedon, M. J. 200. Late Ca,brianconulariids from Wisconsin and Minnesota. Journal of paleontology, 74,828-838.

Martínez, Cl., R. Suarez-Soruco  & T. Subieta, 1971. La cadena hercinica en la parte septentrional de la Cordillera Oriental de los Andes bolivianos.- Boletín del Servicio Geológico de Bolivia, 15: 26-35. La Paz.

Mortin, J. 1985. The Shell structure and zoological affinities of conulariids.PalaeontologicalAssociatior Annual Conference Abstracts, University College oVales, F,  F54-F66.

Sendino, M.C. 2006. XXII Jornadas de la Sociedad Española de Paleontología y Simposio de los proyectos PICG 493, 503, 499, 467. Universidad de León España.

Suarez-Soruco, R. 1988. Estudio bioestratigráfico del Ciclo Cordillerano de Bolivia.- Tesis de ingreso a la Academia Nacional de Ciencias de Bolivia, 142 p., La Paz, noviembre 1988.

Van Iten, H. T., Fitzke, A. & Cox, R. S. 1996. Problematical fossil cnidarians from the Upper Ordovician of the north – central EE.UU.Journal of Paleontology, 39, 1037 – 1064.

Van Iten, H. T., Zhu, Z.K. &Zhu, M. Y. 2000. Anatomy and systematic of the Devonian conulariidsChangshaconus Zhu, 1985. Acta PalaeontologicaSinica, 39, 466-475.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Chelonoides carbonaria (Foto: Ictiología / CBF (MNHN-IE))
Chelonoides carbonaria (Foto: Ictiología / CBF (MNHN-IE))
Tangara             (Foto: Isabel Gómez / Archivo CBF (MHNH-IE)
Tangara (Foto: Isabel Gómez / Archivo CBF (MHNH-IE)
Roeboides sp. (Foto: Ictiología / MNHN)
Roeboides sp. (Foto: Ictiología / MNHN)