Conoce Nuestra Biodiversidad

Escorpiones del Valle de La Paz: Bothriurus aff. olaen

Publicado el Lunes, 7 de Marzo de 2016

Escorpiones del Valle de La Paz: Bothriurus aff. olaen

Fig. 1. Escorpión del Valle de La Paz (Bothriurus aff. olaen), capturado en el barrio de Irpavi (Izquierda: Vista dorsal; Derecha: Vista ventral) (Foto: Soraya Barrera). 

Por: Jaime Sarmiento y Soraya Barrera

MNHN – Unidad de Zoología - Sección Ictiología

Los escorpiones o alacranes son artrópodos quelicerados que pertenecen al orden Scorpiones de la clase Arachnida. Se reconocen fácilmente por sus características pinzas y la cola con un aguijón. Otra de las características únicas de los escorpiones son unas estructuras en forma de peine, situadas en la parte abdominal, conocida como pectinas.

Su morfología corporal muestra una característica división en regiones: el prosoma (placa anterior no dividida) y el opistosoma, segmentado, que comprende el mesosoma (7 segmentos) y metasoma (o “cola”, con 5 segmentos). El extremo de la cola lleva el telson o aparato punzante (aguijón), que aloja la glándula de veneno. Los apéndices consisten en un par de quelíceros pequeños, un par de pedipalpos grandes, terminados en pinzas, y cuatro pares de patas caminadoras (Acosta, 2005).

Es un grupo que, en comparación con otros arácnidos y artrópodos, tiene relativamente pocas especies. Se conocen aproximadamente 2000 especies actuales y más de 120 especies fósiles (Zhang et al., 2011; Prendini, 2011; Rein 2012) aunque estos números tienen una tendencia creciente como resultado de las descripciones de nuevas especies en los últimos años. En Bolivia el estudio de la fauna de escorpiones ha recibido muy poca atención. Actualmente se conocen reportes de 34 especies registradas para todo el país (Acosta y Ochoa, 2002; Lourenço, 2008; Lourenço y Leguin, 2011; Ochoa et al., 2011), la mayor parte en las tierras bajas, aunque su posición en la parte central de Suramérica permite suponer una diversidad mucho mayor.

En el valle de La Paz se encuentra una sola especie de escorpión, “el escorpión serrano” (Bothriurus aff. olaen), el mismo que es uno de los pocos escorpiones que habita regiones montañosas altas.

Presenta una coloración castaño-naranja claro, con manchas marrón oscuro; las patas y cara ventral del metasoma son castaño amarillento y los peines amarillo claro. La longitud total de los ejemplares adultos varía entre 39 y 47 mm para machos y 43 mm en hembras. El telson (aguijón) es alto, con la cara ventral muy granulosa. De acuerdo a Acosta (1997) la especie que se encuentra en el valle de La Paz presenta pocas diferencias morfológicas con B. olaen de la parte central de la Argentina, una de ellas se refiere a su área de distribución más norteña y, principalmente, a su distribución altitudinal que, en el caso de B. aff. olaen, es en general superior a los 2000 m.  

Como la mayoría de los escorpiones es activa durante las horas de la noche, pasando el día oculta debajo de piedras o en galerías que perforan en el terreno. La actividad en superficie está relacionada con la captura de presas (insectos y otros arácnidos, incluso escorpiones de la misma especie), la que es atrapada por los pedipalpos y, de ser necesario, inoculada con veneno (Acosta y Maury, 1998).

Como todos los escorpiones B. aff. olaen es vivípara. Luego de la fecundación indirecta, a través del depósito de un espermatóforo, por parte del macho; los huevos fecundados se desarrollan en el ovari-útero de la hembra, donde son alimentados a través de un complejo sistema. Posteriormente da a luz a cinco o más crías vivas, las que inmediatamente suben al dorso de la madre, donde permanecen hasta la primera muda alimentándose de secreciones producidas por la madre (Acosta y Maury, 1998). Sin embargo, algunas especies tienen la capacidad de fertilizar los huevos sin la presencia del esperma masculino y se reproducen por partenogénesis, por ejemplo, en el caso del género Tityus, que incluye algunas especies con un veneno muy tóxico para seres humanos (Francke, 2008).

Debido a la presencia de un aguijón y veneno, los escorpiones o alacranes han sido importantes en supersticiones populares y medicina tradicional, considerados como peligrosos asesinos. Mitos y leyendas en diferentes regiones de la tierra los representan en general como seres muy peligrosos y mortíferos (Rein y McWest, 2016).

Todos los escorpiones tienen veneno, pero su peligrosidad ha sido exagerada. Algunas especies pueden representar un peligro para niños, ancianos o personas con pocas defensas inmunitarias, pero la mayoría no tiene importancia médica. Sólo 42 especies, de las cerca de 2000 conocidas tienen importancia médica. Entre estas se consideran cerca de 14 especies pertenecientes al género Tityus, que se encuentra en las tierras bajas de Suramérica, incluyendo Bolivia, pudiendo ser letales para los seres humanos (Rein y McWest, 2016). Bothriurus aff. olaen, por su parte, como todos los miembros del género Bothriurus es un escorpión sin importancia médica, y no se conocen accidentes debido a su picadura.

Nombre científico: Bothriurus aff. olaen  Acosta 2002

Familia: Botriuridae

Nombres comunes: Alacrán, escorpión, escorpión serrano.

Etimología: El nombre genérico Bothriurus deriva de los términos griego Bothros que significa “agujero u orificio” y Uros,  “cola”, y se refiere a la “perforación en la cola” que facilita la inyección de veneno. El nombre específico olaen se refiere a la localidad tipo, denominada Pampa de Olaen, situada a 1500 m de altitud en las sierras de la provincia de Córdoba, Argentina (Acosta, 1997).

Distribución: Bothriurus aff. olaen es una especie orófila que se encuentra hasta los 4000 m de altitud. En Bolivia se conocen registros entre 2500 m en Villa Abecia y 3300 m en la localidad de Puna en el departamento de Potosí (Acosta, 1997; Acosta y Ochoa, 2002). En el valle de La Paz, ha sido coleccionada ampliamente en zonas rurales de Mecapaca, Taypichullo, Valle de la Luna, entre otros (entre los 2800 y 3300 m aproximadamente). También se la encuentra frecuentemente en zonas urbanas, por ejemplo en los barrios de Alto Obrajes e Irpavi, zona sur de la ciudad de La Paz.  

Estado de conservación: La especie no fue evaluada para la lista de especies amenazadas de la UICN. A nivel nacional, no se encuentra en el Libro Rojo de los Invertebrados de Bolivia (MMAyA en prensa). Algunas especies forman parte del comercio internacional para cría en terrarios, por lo que han sido incluidas en los Apéndices de CITES, aunque ninguna especie de Bolivia se encuentra en estas listas.

Importancia ecológica: En general los escorpiones tienen el hábito de escavar y por ello, dependen de la granulometría y humedad del suelo. Estos factores se asocian a los diferentes tipos de clima y vegetación por lo que son considerados como modelos biológicos para estudios biogeográficos, ecológicos, etológicos y de conservación (Agusto et al., 1996).

Glosario:

Arachnida: Una clase de artrópodos que incluye las arañas, escorpiones, ácaros y garrapatas.

Arthropoda: Grupo grande de invertebrados que incluye a los insectos, arañas, camarones y cangrejos, que se caracterizan por un cuerpo segmentado, esqueleto externo y apéndices articulados, de donde deriva la palabra artrópoda.

Biogeografía: Es una disciplina científica que estudia la distribución de los seres vivos sobre la Tierra, así como los procesos que la han originado.

Espermatóforo: Es una cápsula o masa producida por los machos de diversas especies animales, principalmente invertebrados, que contienen espermatozoides, que es introducida al órgano sexual femenino durante la cópula.

Etología: Es la rama de la biología y de la psicología experimental que estudia el comportamiento de los animales en sus medios naturales, en situación de libertad o en condiciones de laboratorio.

Glándula de Veneno: Por una simplificación descriptiva, incluso en la literatura científica frecuentemente se menciona “la glándula de veneno en escorpiones”, aunque en realidad se trata de una estructura par, que incluye dos glándulas con conductos y aperturas independientes, que contiene un veneno cuya composición puede variar entre diferentes familias e incluso entre especies de un mismo género (Polis, 1990; Ma et al., 2009; Rendón-Anaya et al., 2014; Abdel-Rahman, 2016).

Orófila: Se refiere a organismos que se encuentran preferentemente en las montañas.

Partenogénesis: Es una forma de reproducción basada en el desarrollo de células sexuales femeninas no fecundadas.

Pectinas: Órganos sensoriales situados en la parte media del abdomen, receptores químicos y mecánicos.

Pedipalpos: Segundo par de apéndices de los arácnidos. En los escorpiones acaban en una pinza grande o quelícero.

Quelicerados: Constituyen un subgrupo de Arthropoda que se diferencia por carecer de antenas y la presencia de quelíceros.

Quelíceros: Son piezas bucales de los quelicerados, acabados en punta que se usan para agarrar el alimento.

Secreciones: Se llama secreción (del latín secretio) al proceso por el que una célula o un ser vivo vierte al exterior sustancias que realizan su función fuera de la célula.

UICN: Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Referencias:

Abdel-Rahman, M.A., V. Quintero-Hernández, and L.D. Possani. 2016.  Scorpion Venom Gland Transcriptomics and Proteomics: An Overview. Pp. 105-124 in Gopalakrishnakone, P. and  J.J. Calvete (eds.). Venom Genomics and Proteomics. Toxinology, DOI 10.1007/978-94-007-6416-3_29. [Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/280367203_Scorpion_Venom_Gland_Transcriptomics_and_Proteomics_An_Overview]

Acosta, L. E. 1997. Descripción de Bothriurus olaen, nueva especie de escorpión de Argentina central (Scorpiones, Bothriuridae). Revue arachnol. 12(1): 1-8.

Acosta, L. E. 2005. Scorpiones - Escorpiones o alacranes. Pp. 21-27 en: Salomón, O.D. (Ed.). Artrópodos de Interés Médico en Argentina. Fundación Mundo Sano. Buenos Aires, Argentina.

Acosta, L. E. y E. A. Maury. 1998. Scorpiones. Pp. 545-559 en: Morrone, J.J. & S. Coscarón (dirs.), Biodiversidad de Artrópodos argentinos. Una perspectiva biotaxonómica, Ediciones Sur. La Plata - Argentina.

Acosta, L. E. y J. A. Ochoa. 2002. Lista de los escorpiones bolivianos (Chelicerata: Scorpiones), con notas sobre su distribución. Rev. Soc. Entomol. Argent., 61(3-4): 15-23.

Agusto, P., C. I. Mattoni, J. Pizarro-Araya, J. Cepeda-Pizarro y F. López-Cortés. 2006. Comunidades de escorpiones (Arachnida: Scorpiones) del desierto costero transicional de Chile. Revista Chilena de Historia Natural 79: 407-421.

Francke, O. F. 2008. A critical review of reports of parthenogenesis in Scorpions (Arachnida). Revista Ibérica de Aracnología 16: 93-104.

Kovarik, F. 2005. Tityus kaderkai sp. n. from Bolivia (Scorpiones: Buthidae). akva tera forum 11/2005: 58-61.

Lourenco, W.R. 2008. A new species of Brotheas C.L. Koch, 1837 (Scorpiones, Chactidae) from Bolivia. Entomologische Mitteilungen aus dem Zoologischen Museum Hamburg 15(178): 2-6.

Lourenço, W. R. and E.A. Leguin. 2011. Une nouvelle espèce de Tityus de Bolivie, appartenant au sous-genre Tityus et au groupe d’espèces ‘Tityus bolivianus’ (Scorpiones, Buthidae). Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa 49: 103-107.

Ma Y, Zhao R, He Y, Li S, Liu J, Wu Y, Cao Z, Li W. Transcriptome analysis of the venom gland of the scorpion Scorpiops jendeki: implication for the evolution of the scorpion venom arsenal. BMC Genomics. 2009;10:290.

MMAyA. En prensa. Libro Rojo de los Invertebrados de Bolivia. Ministerio de Medio Ambiente y Agua. La Paz - Bolivia.

Polis GA. 1990. The biology of scorpions. Stanford, Stanford University Press.

Prendini, L. 2011. Order Scorpiones C.L. Koch, 1850. In: Zhang, Z.-Q. (Ed.) Animal biodiversity: An outline of higher-level classification and survey of taxonomic richness. Zootaxa3148: 115-117.

Ochoa, J.A., A.A. Ojanguren Affilastro, C.I. Mattoni and L. Prendini. 2011. Systematic revision of the Andean scorpion genus Orobothriurus Maury, 1976 (Bothriuridae), with discussion of the altitude record for scorpions. Bulletin of the American Museum of Natural History 359: 90 pp., 54 figures, 3 tables.

Rein, J. O. 2012. The Scorpion Files. Trondheim: Norwegian University of Science and Technology. [Available 2012.01.23 from http://www.ntnu.no/ub/scorpion-files/].

Rein, J. O. and K. McWest. 2016. Scorpions of Medical Importance. The Scorpions File. [Disponible en: http://www.ntnu.no/ub/scorpion-files/medical.php].

Rendón-Anaya, M., T. Camargos and E. Ortiz. 2014. Scorpion Venom Gland Transcriptomics. In: Gopalakrishnakone, P. (ed.) Toxinology. Springer Netherlands. DOI: 10.1007/978-94-007-6647-1_27-1

Zhang, Z.-Q. (Ed.). 2011. Animal biodiversity: An introduction to higher-level classification and taxonomic richness. Zootaxa3148: 1-237.



Exhumacion de cráneo de Toxodonte (Foto: Bernardino Mamani / MNHN)
Exhumacion de cráneo de Toxodonte (Foto: Bernardino Mamani / MNHN)
Roeboides sp. (Foto: Ictiología / MNHN)
Roeboides sp. (Foto: Ictiología / MNHN)
Cactus                 (Foto: Teresa Ortuño / MNHN)
Cactus (Foto: Teresa Ortuño / MNHN)