Conoce Nuestra Biodiversidad

Conociendo al colibrí más grande del mundo: Patagona gigas

Publicado el Jueves, 6 de Diciembre de 2018

Conociendo al colibrí más grande del mundo: Patagona gigas

Figura 1. Colibrí Gigante (Patagona gigas) descansando sobre un cactus columnar (Fotografía: M. Isabel Gómez)

Por: M. Isabel Gómez

MNHN-Unidad de Zoología-Sección Ornitología

Descripción:

El Colibrí Gigante es inconfundible ya que por su tamaño tiene un vuelo pausado en relación a otros colibríes. Es el más grande del mundo, mide entre 20 y 22 cm de largo y pesa entre 18,5 y 20,2 gramos. Tiene un pico largo y recto. Su plumaje es de color marrón claro con tonos verde olivo. Las hembras suelen tener una coloración ligeramente más clara.

Es una especie territorial, es decir defiende su territorio de otros colibríes y otras aves. Construye su nido en cactus, ramas de árboles o arbustos grandes o en riscos. Su nido es una pequeña copa construida con musgos, líquenes, telas de araña, lanas e hilos vegetales. Es un importante polinizador de varias especies de cactus y puyas, ya que debido a su largo pico puede visitar flores tubulares grandes que otros colibríes no alcanzan. Se alimenta del néctar de flores de cactus columnares (Trichocereus y Oreocereus), agaves, puyas y también de flores de plantas ornamentales.

Nombre científico: Patagona gigas

Nombres comunes: Colibrí Gigante, Luli o Lulinchu (aimará)

Etimología: El nombre “Patagona” hace referencia a las áridas planicies del sur de Argentina, Chile y Tierra de Fuego, a la Patagonia. En 1520 Fernando de Magallanes conoció a los indígenas de esa zona, probablemente a los Tehuelches quienes llevaban pieles de animales en sus pies, a los que llamó patagones, los pies grandes; desde ese entonces este nombre se fue asociando gradualmente a esta zona. La palabra “gigas” viene del latín que significa gigante.

 Familia: Trochilidae

Distribución: Se distribuye a lo largo de la cordillera de los Andes, desde Colombia hasta el centro de Chile y suroeste de Argentina, entre los 2000 a 4800 m (en Perú se ha registrado hasta 4500 m). En Bolivia se ha observado en los departamentos de La Paz, Oruro, Potosí, Cochabamba, Chuquisaca y Tarija. Se encuentra en hábitats áridos, en zonas abiertas con vegetación baja y con pocos árboles, en laderas arbustivas muchas veces con cardos y cactus columnares, en áreas con Puyas o Eucalyptus, en bosques de Polylepis, y también en jardines.

Estado de conservación: Esta especie no está amenazada, ni a nivel mundial ni a nivel nacional (Preocupación Menor). Está en el Apéndice II en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES). Se encuentra en siete áreas protegidas de Bolivia: ANMIN Apolobamba, Parque Nacional Tunari, Parque Nacional Carrasco, Reserva Biológica Cordilera de Sama, Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquía, Parque Nacional Sajama y Parque Nacional Toro Toro.

Referencias:

Fjeldså, J. y N. Krabbe. 1990. Birds of the high Andes. Apollo Books, Svendborg, Dinamarca. 876 p.

Hennessey, A. B., S. K. Herzog & F. Sagot. 2003. Lista Anotada de las aves de Bolivia. 5th Edic. Asociación Armonia/BirdLife International, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. 238 p.

Herzog, S.K., R.S. Terril, A.E. Jahn, J.V. Remsen, Jr., O. Maillard, V.H. García-Soliz, R. MacLeod, A. Maccormick y J.Q. Vidoz. 2017. Aves de Bolivia Guía de campo. Asociación Armonia/BirdLife International y Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación COSUDE, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. 238 p.

Heynen, I., Boesman, P. & Kirwan, G.M. (2017). Giant Hummingbird (Patagona gigas). In: del Hoyo, J., Elliott, A., Sargatal, J., Christie, D.A. & de Juana, E. (eds.). Handbook of the Birds of the World Alive. Lynx Edicions, Barcelona.

Jobling, J. A. 1991. A Dictionary of Scientific Bird Names. OUP, Oxford.


Caiman latirostris (Foto: Mauricio Ocampo)
Caiman latirostris (Foto: Mauricio Ocampo)
Roeboides sp. (Foto: Ictiología / MNHN)
Roeboides sp. (Foto: Ictiología / MNHN)
Cactus                 (Foto: Teresa Ortuño / MNHN)
Cactus (Foto: Teresa Ortuño / MNHN)